CPI Val de la Atalaya

Protección solar integral

Celosías de lamas móviles para las ventanas y revestimiento metálico en las fachadas

El proyecto de construcción del CPI Val de la Atalaya se ha levantado en tres fases diferentes, separadas aproximadamente dos años entre sí, y conforman uno de los ejemplos más exitosos de nuestro sistema de protección solar integral, que incorpora celosías de lamas móviles para las ventanas, y un revestimiento metálico para las fachadas, combinando ambos sistemas con un único aspecto exterior.

Éste sistema permite además un alto grado de personalización, ya que todas las lamas que lo componen son elementos individuales, y funciona muy bien en proyectos de protección solar para edificios de tipo educativo porque tienen una prolongada vida útil, con un mantenimiento mínimo.

Ubicación: María de Huerva, Aragón
Cliente: Construcciones Mariano López Navarro
Arquitectos: Cerouno Arquitectos
Fotografo: Apache Comunicación
Tipología: Arquitectura educacional

Celosías orientables para el control de la luz natural

El conjunto educativo del CPI Val de la Atalaya está compuesto por cuatro grandes bloques, cada uno con una orientación diferente, que vienen a conformar una planta cuadrada.

Con ésta configuración, y la necesidad creciente de control de la iluminación natural por la incorporación de las pantallas a las aulas, la incorporación de sistemas de celosías en las ventanas es una solución idónea.

Gracias a la integración de celosías orientables con nuestro revestimiento de fachadas, conseguimos un diseño general uniforme, en el que la especialización de los productos permite incorporar sistemas de aislamiento específicos, con una mayor eficiencia y un menor coste, a la vez que se incorpora un sistema de fachada ventilada independiente que cumple su función gracias a la micro ventilación entre las lamas.

El conjunto no sólo es una solución muy competitiva en precio, sino que también resulta altamente funcional como protección solar.

La aportación de Umbelco al proyecto

Diseñamos la combinación de las celosías de lamas orientables UPO-150 con el revestimiento de fachadas UPR-150 en todas sus fases. Cada una de ellas, con sus particularidades en diseño.

La primera fase, que cubre el área de infantil, cuenta con una combinación de colores grises y amarillos, que se combinan a modo de lamas orientables muy largas con el revestimiento, que hace una función de falso techo. Gracias a ésta disposición, se consigue un excelente paso de luz, a la vez que permite ver lo que sucede en el patio desde el interior de las aulas, lo que favorece un mejor control de los alumnos durante los recreos.

La segunda fase, construida en formato de planta baja y dos elevaciones, destaca por un aspecto exterior plata para las fachadas exteriores del edificio, mientras que aplica un código de color azul, gris oscuro y plata para la fachada interior, que además, juega con la profundidad de la fachada para generar un pequeño porche.

En ésta disposición predominan las celosías orientables de aluminio de 15cms UPO-150, en una longitud de aproximadamente 160cms, y que se disponen en paños corridos motorizados, que se accionan individualmente en función de la disposición interna de las aulas.

El revestimiento cubre las franjas de fachada intermedias, manteniendo una longitud de lamas similar, para crear una uniformidad estética en el conjunto.

La tercera fase, y con la que se constituye el nombre completo del CPI Val de la Atalaya, se compone también de planta baja y dos elevaciones, y mantiene el esquema sobrio para las fachadas exteriores, con todas las celosías tanto fijas como orientables en color aluminio / plata, mientras que para la fachada interior hace un interesante juego de espejo con la segunda fase, que queda físicamente anexa, y conectada por una pasarela incorporada en ésta etapa.

El diseño para ésta tercera fase hace un juego visual en el que predomina el color plata, en contraste con el predominio del azul de la segunda fase, y que incluye trazas verticales continuas, tanto de UPO-150 como de UPR-150, en tonalidades azules y gris oscuro.

De ésa manera, se consigue una integración visual de los tres bloques, en los que la estética de ésta combinatoria de productos es una de las señas visuales de identidad del conjunto del CPI Val de la Atalaya.

Resultado obtenido

4.000 m2 de celosías de lamas instaladas

CEIP Brianda de Luna

Colegio Salesiano San Antonio Abad

Colegio San Ignacio de Loyola