Conservatorio de Música de Teruel

La institución del Conservatorio profesional de música de Teruel se funda en el año 1976, con apenas un centenar de alumnos, en las instalaciones de la Calle Santa María. A partir de 1977 se trasladan a la calle Temprado, sede en la que irá creciendo hasta ser reconocida como «Conservatorio Profesional Autónmo», que lo establece como centro educativo musical de referencia en la provincia, y del que con el paso de los años, surgen otros como el Conservatorio de música de Alcañiz. Durante los años 90, el centro va trasladando sus instalaciones, primero a unas aulas del Colegio «Juan Espinal» y luego a la Escuela de Arte, pero siempre con un carácter de temporalidad.

Finalmente, en el año 2021, se inicia el primer curso en el nuevo edificio del Conservatorio Profesional de Teruel, sobre un proyecto de desarrollo específico por parte de Laredo Torres Arquitectura, que ofrece amplios espacios tratados específicamente para su uso como conservatorio, mayor disponibilidad de espacios con luz natural, y una mejora importante en el aislamiento acústico, que permitirán mejorar la calidad de la formación a los más de 300 alumnos que reciben formación en el centro.

Ubicación: Teruel, Aragón
Cliente: UTE Contratas Vilor y Electrotecnia Monrabal
Arquitectos: Laredo Torres Arquitectura
Tipología: Arquitectura educacional

Necesidades de protección solar

El diseño del centro prioriza el tratamiento acústico de las estancias tanto para aislar el sonido exterior como para controlar el generado en las aulas, lo que se refleja en un diseño particular, con una cantidad reducida de vanos, unas líneas generales de diseño muy marcadas y una estética de bloques, que el proyecto orienta a un diseño de aspecto industrial. En ésta concepción, se incorporan sistemas de celosías de lamas móviles que se aplican en zonas de servicio del centro, y celosías de lamas móviles motorizadas en algunas aulas, por su colocación en zonas altas de difícil acceso. Ésta combinación encaja tanto con la funcionalidad de las protecciones solares, como con las necesidades acústicas del proyecto.

Nuestra aportación al proyecto

En éste proyecto hemos implementado una novedad en la gama de celosías de acero UPO-350-FE, con un acabado superficial en acero galvanizado. Ésta solución destaca por ofrecer un aspecto exterior más industrial, mientras que suple la ausencia de pintura del modelo habitual con un galvanizado de fabricación específica, adaptado para su uso en sistemas de lamas perfiladas. Junto con éste acabado exterior, hemos planeado un conjunto de elementos en el mismo acabado, que permiten un aspecto exterior uniforme, y un funcionamiento suave, incluso con accionamiento manual.

En algunas aulas, se incorporan las celosías UPO-250 de aluminio en tragaluces, que se accionan con motor, y que aprovechan el sistema de cierre por engrapado para aportar un mayor control del oscurecimiento en las aulas.

Resultado obtenido

110m2 de celosías de lamas instaladas

Centro social en el barrio de La Luz

Centro deportivo Vilarenc Aqua

Sede oficinas EXPO Zaragoza 2008